Si su equipo de aire acondicionado requiere una recarga, es necesario valorar varios elementos como:

-tipo de gas del equipo (R-22, R-407C, R-410A, etc.)

-modalidad (1x1, multi o gama comercial)

-marca y modelo del aparato

-potencia del equipo

-antigüedad en años

-emplazamiento de las unidades interiores y exteriores

-existencia de fugas en la instalación

-etc.

Una vez recabados estos datos podemos facilitar un precio y acordar la contratación del servicio con el cliente que lo solicite.

La carga de aire acondicionado debe realizarse por un profesional autorizado y cumpliendo con la normativa establecida en el RD 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan.

 


1. NORMATIVA: cumplir con la legislación vigente.

2. PREVENCIÓN: evitar fallos de funcionamiento con antelación suficiente.

3. AHORRO: disponer de una mayor eficiencia energética al tener el equipo revisado y comprobado lo que evitará consumos innecesarios.

4. SALUD: los filtros del aire acondicionado evitan el polvo y las partículas dañinas como ácaros, polen, humo, etc. Gracias a la limpieza de filtros se consigue renovar el aire del domicilio de manera saludable.

5. FUNCIONAMIENTO CORRECTO: los técnicos mantenedores pueden explicar las dudas de funcionamiento del equipo y aconsejar sobre parámetros y modos de uso.

6. AMORTIZACIÓN: el correcto mantenimiento implica alargar la vida del aire acondicionado.