“La seguridad es lo primero”. Esta cita nos la recuerdan casi todos los días, y desde nuestra empresa instaladora de calderas de gas de Madrid queremos hacerlo también. Para ello, te ofrecemos una serie de consejos para prevenir accidentes y riesgos para la salud.
La salud puede verse gravemente afectada debido a pequeñas fugas de gas o a la mala combustión de algunas calderas. La primera opción es más fácil de detectar, sin embargo, el hecho de que se produzca una mala combustión llevaría a cabo una intoxicación que debemos frenar a tiempo.
Para poder darnos cuenta de que se está produciendo una mala combustión, podemos fijarnos en la llama. El color debe ser azul y la llama debe estar recta. Si la llama se vuelve amarilla o se balancea, es un signo claro de mala combustión.
Últimamente, los hogares son más propensos a utilizar el gas tanto para la calefacción como para el agua caliente, y esto debe conllevar una revisión y mantenimiento continuos para que la caldera siempre esté en buen estado.
Desde nuestra práctica te ofrecemos la confianza que necesitas para tu hogar, ya que las calderas disponen de numerosos sistemas de seguridad, pero aun así, respetando ciertas normas básicas, podremos evitar múltiples sustos.
Por ello es necesario que la compañía distribuidora del gas realice una inspección cada cinco años, periodo dispuesto por la legislación estatal. Sin embargo, pueden existir varias restricciones. Una de ellas puede venir de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, ya que podrá ajustar un tiempo menor de esos cinco años para realizar la revisión. Otra restricción la encontramos en que a cada caldera dispuesta en la vivienda debe realizarse un mantenimiento anual.
Otra de las medidas que hay que llevar a cabo es la limpieza de la instalación, así como su ventilación. La habitación debe contar con la ventilación suficiente y ello se consigue con una rejilla que dé al exterior, ya sea cerca del techo, o cerca del suelo, y siempre deben estar vacías de polvo y suciedad, como decíamos anteriormente.
También queremos aconsejar desde nuestra experiencia con este tipo de calderas que hay que asegurarse de cerrar la llave de paso cuando decidamos irnos de vacaciones o abandonar la casa durante un periodo de tiempo, aunque sea corto.
Por último y en caso de que oliera a gas, no se deben encender luces ni llamar a timbres. Hay que ventilar la habitación, y si el aparato está mal cerrado, ajustarlo y cerrarlo bien.
Estos son algunos consejos que podemos ofrecerte como medidas de seguridad, así como nuestros servicios y la recomendación de acudir siempre a un experto facultativo.