Desde 2008  solo se pueden instalar calderas que expulsen un nivel bajo de sustancias contaminantes y, en ningún caso, pueden instalarse calderas de tipo atmosférico, ya que las calderas estancas son mucho más seguras.  En esta empresa instaladora de calderas de gas de Madrid analizamos cuales son las calderas qué mejor se adaptan a las características de tu hogar. 
Según establece el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios), en los edificios de nueva construcción las calderas de calefacción que utilizan gas deberán tener:
-Rendimiento a potencia útil nominal y una temperatura media del agua en la caldera de 70ºC:n ≥ 90 + 2log Pn
-Rendimiento a carga parcial de 0,3.Pn y a una temperatura de retorno del agua a la caldera de 30º:n ≥ 97 + log Pn
“El control del sistema se basará en sonda exterior de compensación de temperatura y/o termostato modulante, de forma que modifique la temperatura de ida a emisiones adaptándolos a la demanda”. 
En esta empresa instaladora de calderas de gas de Madrid comprendemos que entender esta terminología tan técnica es complicado y, por este motivo, queremos explicar más claramente qué implica esta normativa. 
Estos rendimientos de los que habla el RITE los alcanzan las calderas de bajo NOX y especialmente las calderas de condensación, que son las calderas por las que se está apostando desde las instituciones, como demuestran los planes Renove que están poniendo en marcha las comunidades autónomas. 
Las calderas de condensación están siendo subvencionadas porque se estima que reducen el consumo energético entre un 20 y un 30%, gracias a que su rendimiento calórico es superior al 100%. Todo ello se debe a que incorporan un sistema que permite reaprovechar la energía que se produce al generar vapor de agua durante la combustión del gas. 
Las calderas de Bajo NOx, aunque tienen un rendimiento menor, emiten menos gases contaminantes que las calderas tradicionales. De modo que si una de tus preocupaciones es el impacto ambiental que producen, cualquiera de ellas puede ser una buena opción. Otra de las ventajas de las de Bajo NOx es su precio. Las calderas de condensación, al ser una tecnología más novedosa, tienen un precio un poco más elevado. 
También debes de tener en cuenta si dispones de un desagüe cerca de donde vas a instalar la caldera, ya que este es uno de los requisitos para poder instalar una caldera de condensación. Así que antes de tomar una decisión, estudia las características de tu casa para instalar la que mejor responda a tus necesidades. Cualquiera de las dos opciones te dará buenos resultados.