“Hablar como receta en estos momentos de una economía verde puede parecer a algunos como una inmensa ingenuidad, pero no es así. Yo creo que es todo lo contrario, que es un ejercicio de visión de futuro que no debe ser desdeñado por ningún país, y mucho menos, por España, tan necesitada de nuevas fórmulas para su desarrollo”. Así se expresaba la Directora-Gerente de la Fundación Entorno-BCSD España, Cristina García-Orcoyen, sobre la economía verde como motor de un país. Desde esta empresa instaladora de calderas de gas de Madrid queremos reflexionar sobre qué podemos hacer cada uno de nosotros para conseguirlo. 
La Fundación Entorno-BCSD España tiene un programa que busca dar a conocer soluciones nuevas y creativas de empresas líderes en cinco aspectos fundamentales de la gestión ambiental: la gestión responsable de los residuos, las emisiones contaminantes y la calidad del aire, el uso responsable del agua, el cuidado y la conservación de la biodiversidad, y la gestión del cambio climático. 
En esta empresa instaladora de calderas de gas de Madrid estamos especialmente interesados en todo lo relacionado con la energía eficiente y la reducción de gases contaminantes a la atmosfera, porque son dos puntos indispensables para que se pueda hablar sobre economía verde. Como dice la definición establecida por The Regeneration Project, este tipo de economía es “una economía que mejora el bienestar humano y que comparte ampliamente los beneficios de la creación de riqueza, al mismo tiempo que minimiza significativamente su impacto ambiental. Una economía verde es la que usa tecnología limpias y eficientes, energía eficiente y no contaminante, uso eficiente de los recursos y beneficios repartidos de forma equitativa”. 
Una de las energías más limpias y eficientes es el gas natural, como afirma el director de Gas Natural en Andalucía, Raúl Suárez. “El gas natural es una de las energías más limpias, cómodas y ecológicas, así como la energía de suministro continuo más económica, entre un 20% y un 40% de media en función del consumo y de la energía a la que sustituye”. 
El gas natural se identifica principalmente con la calefacción, aunque puede tener muchos otras aplicaciones en el hogar. Sin embargo, esta es una de las más importantes. Dentro de las calderas también existen tipos más eficientes y menos eficientes. Entre todas ellas destacan las calderas de condensación murales, por su eficiencia y por ser respetuosas con el medio ambiente. Si quieres contribuir a la consecución de un mundo más verde esta es tú mejor opción.